La conciliación, un logro posible.

Un cambio de horario desde la dirección de la empresa creó un nuevo mapa laboral, vital y emocional en la plantilla. La puesta en práctica del Plan de Igualdad en la Asesoría Antonio Pérez ha hecho que la conciliación de la vida profesional y familiar, a veces un sueño inalcanzable, haya sido un logro posible en este caso. Tres de sus empleados/as cuentan sus vivencias.

Fany Gil: “Pude volver a la rutina y equipararme al resto de mis compañeros tras la baja maternal”

Fany-y-SaraOK

Cuando nació su hija Sara y Fany agotó su baja maternal, ella decidió solicitar la reducción de jornada cuando se reincorporó al trabajo para poder atender mejor a su pequeña. Con la entrada en vigor de las medidas previstas por el Plan de Igualdad en la empresa, ya no necesitó esa reducción horaria –y por ende también salarial-, puesto que con el nuevo horario podía compatibilizar el desarrollo de su trabajo y su maternidad. “Eso me permitió equipararme al resto de mis compañeros y no tener que renunciar a nada, además de que puedo combinarme mejor con mi pareja y con los horarios de guardería de mi hija”, declara satisfecha.

 

Pablo Sevillano: “Poder conciliar trabajo y familia me hace estar más motivado en lo laboral”

Pablo-con-Alba-y-Rocío-ok

Una organización equilibrada de la vida de la familia de Pablo es el resultado de disfrutar de un buen número de tardes libres a la semana como contempla su horario laboral. Eso le ha permitido ser una figura con igual peso e importancia que su mujer, como él mismo revela, en la crianza de Rocío y Alba, sus dos pequeñas. Llevarlas a actividades extraescolares o a jugar al parque con sus amigas son algunas de las tareas que comparte con la madre de las niñas al 50 por ciento y que le han librado de esa sensación de renuncia que en ocasiones sienten algunos trabajadores por sus condiciones laborales. Por eso, él afirma de forma contundente que poder organizar su vida a todos los niveles “hace que estés más motivado en el trabajo, que te guste más, que te encuentres más cómodo y que puedas valorar lo que tienes”.

 

Ana Ortiz: “Trabajo las mismas horas y al mismo tiempo estoy más tranquila por la alimentación de mi hijo”

DSC_3434

Con su tercer hijo, Ana se encontró ante la recurrente situación de querer apostar por la lactancia materna exclusiva, algo que no sólo está siendo posible, sino que además lleva a cabo con total tranquilidad y respeto por parte del entorno laboral, a donde le llevan cada día a su bebé Miky, de cuatro meses, para que pueda amamantarlo. Ella eligió esta fórmula, contemplada por la legislación vigente, para poder desarrollar su jornada laboral completa y al mismo tiempo “sentirme más tranquila y sin preocuparme de su alimentación puesto que es posible hacerlo aquí en la oficina con total naturalidad y sin ningún tipo de prejuicios por parte de compañeros o jefes”, confiesa.

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web.
Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies