Autónomos y gastos controvertidos

Existen ciertos gastos cuya deducibilidad por parte de los autónomos puede suscitar especiales dudas, resultar controvertida o plantear problemas para su justificación. Como idea general hay que recordar que uno de los requisitos necesarios para que los autónomos puedan deducirse los gastos en el IRPF es el de su vinculación o afectación a la actividad económica desarrollada.

Gastos controvertidos Blog

VIVIENDA

Será posible la afectación de la parte de la vivienda que se utilice para el desarrollo de la actividad económica; lo que, a su vez, supondrá la posibilidad de que el autónomo se deduzca los gastos derivados de la titularidad de la vivienda en proporción a la parte de la misma que quede afectada a la actividad.

Vivienda de alquiler

Será posible la deducción de la parte del alquiler proporcional a la parte del inmueble que se dedique y se haya afectado al desarrollo de la actividad económica.

Vivienda en propiedad: hipoteca y otros gastos asociados

Si el autónomo está pagando una hipoteca sobre la vivienda parcialmente afecta a la actividad, podrá deducirse este gasto aplicando la misma regla proporcional, hasta un máximo del 30 por ciento, a menos que pruebe que realmente destina al negocio una superficie mayor.

Ahora bien, el autónomo que tenga la vivienda en propiedad no solo podrá deducirse los intereses del préstamo hipotecario, sino también las amortizaciones por el desgaste del inmueble y otros gastos asociados (por ejemplo, los gastos correspondientes al seguro del hogar, la comunidad de propietarios e incluso algunos impuestos como el IBI).

Gastos de suministros

El autónomo podrá deducirse los gastos de suministros, tales como agua, gas, electricidad, telefonía o internet, en el porcentaje que resulte de aplicar el 30 por ciento a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad y su superficie total, salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior.

Vivienda ganancial

Cuando el cónyuge empresario o profesional utilice bienes gananciales en el desarrollo de su actividad -como podría ser la vivienda-, estos se considerarán como elementos patrimoniales afectos a la actividad con independencia de que su titularidad pueda ser común a ambos cónyuges en caso de matrimonio. La afectación de la vivienda se calculará sobre todo el inmueble, incluso en el caso de que el otro cónyuge no desarrolle la actividad.

VEHÍCULO

La deducción de cualquier gasto relativo a un vehículo que el autónomo utilice para el desarrollo de su actividad económica, incluidas las amortizaciones, exigirá que el mismo tenga la consideración de elemento patrimonial afecto a la actividad económica del contribuyente, no se entenderá afectados aquellos que se utilicen simultáneamente para actividades económicas y para necesidades privadas, salvo que la utilización para estas últimas sea accesoria y notoriamente irrelevante.

Sin embargo, esta previsión no resulta de aplicación a los automóviles de turismo y sus remolques, ciclomotores, motocicletas, aeronaves o embarcaciones deportivas o de recreo, salvo en los siguientes supuestos -aquellos en que los gastos del vehículo sí serán por tanto deducibles-:

  • Los vehículos mixtos destinados al transporte de mercancías. Se incluirían aquí los vehículos industriales, como por ejemplo los camiones, y los mixtos destinados al transporte de mercancías (como las pequeñas furgonetas o incluso los monovolúmenes, en que se pueden sacar los asientos para meter material).
  • Los destinados a la prestación de servicios de transporte de viajeros mediante contraprestación.
  • Los destinados a la prestación de servicios de enseñanza de conductores o pilotos mediante contraprestación.
  • Los destinados a los desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales.
  • Los destinados a ser objeto de cesión de uso con habitualidad y onerosidad.

Ropa de trabajo

El contribuyente no podrá deducirse las cantidades invertidas en la adquisición de ropa o calzado que no tengan el carácter de vestuario específico de la actividad económica desarrollada.

A estos efectos, el concepto «ropa de trabajo» comprendería únicamente la indumentaria profesional; esto es, cualquier prenda que sea necesaria para la realización de la actividad o que, no siendo estrictamente necesaria, se utilice exclusivamente para ella.

El terminal y la factura de la línea móvil

El autónomo puede deducirse el terminal que haya adquirido en el ejercicio fiscal para la actividad económica, es decir, para hablar con clientes o proveedores. En principio, se considera como un bien de inversión, por lo que podrá deducírselo en su declaración siempre que tenga el gasto debidamente contabilizado o registrado, además de documentalmente justificado.

La línea de teléfono móvil también será deducible siempre que en la factura se diferencien y desglosen los gastos relacionados con fines privados y profesionales; y que los gastos se limiten a la utilización del teléfono para las actividades profesionales.

¿Tienes dudas?

Por tu tranquilidad, no olvides contactarnos 950 24 45 22

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web.
Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies