El régimen de estimación objetiva a la luz de la reforma fiscal.

El régimen de estimación objetiva cuenta con adeptos y detractores. Su existencia tradicionalmente se ha justificado en negocios no demasiado grandes, donde por uno u otro motivo no resultaba fácil llevar un control minucioso de los ingresos y los gastos, sin querer sobrecargar al empresario con ese coste administrativo. Para los detractores, los módulos son un nicho de fraude fiscal y son muchas las voces que piden la desaparición de este método de estimación del rendimiento. En esa línea hay que señalar que la reforma fiscal no lo hace desaparecer, pero sí va a provocar que muchos contribuyentes se vean excluidos de este régimen.

Todos aquellos autónomos que ejerzan todo tipo de “actividades económicas, excepto las agrícolas, ganaderas y forestales”, podrán tener un máximo de 150.000 euros anuales de ingresos, cuando hasta ahora venimos trabajando con un límite de 450.000 euros anuales.

Además, el método de estimación objetiva no podrá aplicarse cuando el volumen de los ingresos del año inmediato anterior, que corresponda a operaciones por las que estén obligados a expedir factura, esto es cuando el destinatario sea un empresario o profesional que actuando como tal, supere la cifra de 75.000 euros anuales. Con esta medida únicamente se permitirá tributar por módulos a aquellos autónomos cuyos negocios tengan conexión directa con el cliente final y no aquellos que en la cadena de producción ocupan una posición más intermedia.

Aquellos autónomos en módulos que realicen actividades agrícolas, ganaderas, y forestales, podrán tener según las últimas “reformas a la reforma” un rendimiento anual máximo de 250.000 anuales, lo que supone nada menos que una bajada en el límite de 50.000 euros, ya que hasta ahora este límite lo hemos tenido en los 300.000 euros. Cabe destacar que esta medida tendrá un notable impacto en la economía almeriense ya que el sector de la agricultura tiene, como es conocido, un peso destacadísimo.

Agricultura módulos

Otro límite muy a tener en cuenta tiene que ver con el volumen de compras de bienes y servicios, excluidas las de inmovilizado, donde únicamente aspirarán a tributar en estimación objetiva aquellos autónomos que no hubiesen superado, en el ejercicio anterior, los 150.000 euros anuales en compras. Hasta ahora este límite es de 300.000 euros al año.

A falta del texto oficial, todo parece indicar que será en 2016 cuando habrá que observar estos nuevos límites a la vista de las cifras del ejercicio 2015.